CNE Informa

"Un ingreso temprano a la escuela no es beneficioso para los niños"

Afirmó Patricia Arregui ante Comisión de Educación del Congreso de la República. La consejera Patricia Arregui participó de la mesa de trabajo denominada “Ley que modifica el artículo 36º de la Ley General de Educación”, convocada por la Comisión de Educación, Juventud y Deporte del Congreso de la República, para dejar en claro la posición del Consejo Nacional de Educación (CNE) en lo que se refiere al ingreso a la escolaridad y sobre lo poco conveniente de aprobar el proyecto de modificación.
“Para los niños no necesariamente es beneficioso ese ingreso más temprano. No aprenden más ni mejor. Por supuesto que hay excepciones, ya que siempre hay niños que maduran más rápidamente; y los padres tendemos a considerar que nuestros hijos son excepcionales y sentimos que se están desperdiciando”, afirmó Arregui.
Durante su exposición, la representante del CNE afirmó que las escuelas tienen limitaciones y que hay otros espacios educativos y formativos, como la familia nuclear, la familia extensa, la comunidad e incluso la soledad, donde se aprende y se puede estimular ese desarrollo que queremos que todos los niños logren, porque no siempre el desarrollo oportuno es el más temprano.
Si bien no existe con exactitud una edad que permita predecir el éxito o el fracaso escolar, sí se puede afirmar que a menos edad, las probabilidades de no lograr los aprendizajes esperados aumentan. “El espacio lúdico, el desarrollo físico, motor, afectivo, emocional, se puede hacer mejor en un espacio que no sea el escolarizado. Y aunque hay una enorme mejora en la calidad de la enseñanza, en los procesos de aprendizaje y en los cuidados de los niños en educación inicial, esta todavía es sumamente escolarizada y más formal de lo que uno quisiera que fueran”, dijo Arregui.
Toda propuesta de modificación a leyes vinculadas con la educación, como el proyecto de ley que modifica el artículo 36º de la LGE, con el que se permite que los niños de 3, 4, 5 y 6 años, cumplidos hasta el 31 de julio, ingresen a inicial y primaria, debería ser pensada desde el bienestar de los niños.
“Lo que más se resalta en las preocupaciones de los padres es el tema del aprendizaje y el desarrollo cognitivo de los niños, invocando frases como ‘les están haciendo desperdiciar un año de vida’ o que ‘su derecho a aprender está siendo vulnerado’, como si la escuela fuera el único lugar donde los niños pudieran aprender”, sostuvo la consejera.
Cabe señalar que el CNE expresó en su opinión cursada al Parlamento, en diciembre pasado, que la modificación al artículo 36 de la LGE implica que puedan ingresar a la educación inicial los niños que aún no cumplen los 3 años; y a primaria, aquellos niños que aún no llegan a los 6 años. “En el caso de los niños que nacen el 31 de julio tendría una diferencia de 16 meses en relación a los niños que nacen el 1 de abril del año previo. Este espectro de 16 meses es muy significativo en la madurez de los niños de 3 a 6 años”, se precisó.
IMG_0825 (Custom)Afirmó Patricia Arregui ante Comisión de Educación del Congreso de la República. La consejera Patricia Arregui participó de la mesa de trabajo denominada “Ley que modifica el artículo 36º de la Ley General de Educación”, convocada por la Comisión de Educación, Juventud y Deporte del Congreso de la República, para dejar en claro la posición del Consejo Nacional de Educación (CNE) en lo que se refiere al ingreso a la escolaridad y sobre lo poco conveniente de aprobar el proyecto de modificación.

“Para los niños no necesariamente es beneficioso ese ingreso más temprano. No aprenden más ni mejor. Por supuesto que hay excepciones, ya que siempre hay niños que maduran más rápidamente; y los padres tendemos a considerar que nuestros hijos son excepcionales y sentimos que se están desperdiciando”, afirmó Arregui.

Durante su exposición, la representante del CNE afirmó que las escuelas tienen limitaciones y que hay otros espacios educativos y formativos, como la familia nuclear, la familia extensa, la comunidad e incluso la soledad, donde se aprende y se puede estimular ese desarrollo que queremos que todos los niños logren, porque no siempre el desarrollo oportuno es el más temprano.

Si bien no existe con exactitud una edad que permita predecir el éxito o el fracaso escolar, sí se puede afirmar que a menos edad, las probabilidades de no lograr los aprendizajes esperados aumentan. “El espacio lúdico, el desarrollo físico, motor, afectivo, emocional, se puede hacer mejor en un espacio que no sea el escolarizado. Y aunque hay una enorme mejora en la calidad de la enseñanza, en los procesos de aprendizaje y en los cuidados de los niños en educación inicial, esta todavía es sumamente escolarizada y más formal de lo que uno quisiera que fueran”, dijo Arregui.

Toda propuesta de modificación a leyes vinculadas con la educación, como el proyecto de ley que modifica el artículo 36º de la LGE, con el que se permite que los niños de 3, 4, 5 y 6 años, cumplidos hasta el 31 de julio, ingresen a inicial y primaria, debería ser pensada desde el bienestar de los niños.

“Lo que más se resalta en las preocupaciones de los padres es el tema del aprendizaje y el desarrollo cognitivo de los niños, invocando frases como ‘les están haciendo desperdiciar un año de vida’ o que ‘su derecho a aprender está siendo vulnerado’, como si la escuela fuera el único lugar donde los niños pudieran aprender”, sostuvo la consejera.

Cabe señalar que el CNE expresó en su opinión cursada al Parlamento, en diciembre pasado, que la modificación al artículo 36 de la LGE implica que puedan ingresar a la educación inicial los niños que aún no cumplen los 3 años; y a primaria, aquellos niños que aún no llegan a los 6 años. “En el caso de los niños que nacen el 31 de julio tendría una diferencia de 16 meses en relación a los niños que nacen el 1 de abril del año previo. Este espectro de 16 meses es muy significativo en la madurez de los niños de 3 a 6 años”, se precisó.

Lima, 30 de octubre de 2017

Oficina de Comunicaciones
Consejo Nacional de Educación